0

Avivamiento y el creyente espiritual

Posted by esparza on 16 octubre, 2012 in Sin categoría |

0
Este es uno de esos temas del que aveces mucho se habla en las denominaciones, incluida la nuestra por supuesto, y quizá poco se entiende lo que esto significa. Hablar de Avivamiento y lo que que en realidad es un creyente espiritual debería de tratarlo como temas por separado pero debido a la relacion que existe entre ambos voy a presentarlos juntos en este articulo.

El Avivamiento.

En prácticamente todas las denominaciones en México, hay una idea profundamente equivocada acerca de lo que avivamiento significa; tener cultos emotivos de hermosa alabanza y adoración, cantar al ritmo de la musica, alzar las manos, incluso hablar en lenguas por unos minutos u horas, sumergirnos en el gozo de la presencia del Espíritu Santo, entre otras cosas, son cosas buenas y si las puedes tener me alegro por eso, pero si nada de esto resulta en un cambio de vida, arrepentimiento de pecado, conversion honesta ante Dios, santidad, entrega y obediencia ante el Señor, entonces no llames a eso un Avivamiento.

Particularmente en nuestra denominación, tenemos al menos dos épocas de “avivamientos”: en nuestra preparación de fin de año y antes de celebrar la Santa Cena. Durante ese tiempo tenemos al menos una o dos semanas de preparación, donde hacemos un llamado al avivamiento, ayunamos, oramos, cantamos y nos preparamos para recibir el Espíritu Santo y esto casi siempre ocurre, pero la razón por la cual digo que en realidad no ocurre un verdadero Avivamiento es que una semana después de estas fiestas los templos siguen vacíos durante la semana, no hay una conversión en nuestras vidas que indique que el fuego Divino nos haya llenado, la apatía espiritual sigue siendo muy evidente en la gran mayoría de los que estuvimos en esos “avivamientos”, persevera la falta de interés en leer la Biblia, en la oración, en el evangelismo, regresamos a las viejas rencillas con los de siempre, volvemos a dejarle de hablar a aquellos hermanos con los que nos habíamos reconciliado, en resumen, no hay una TRANSFORMACION en la vida de los creyentes.

La evidencia del verdadero Avivamiento es la CONVERSION o TRANSFORMACION del pueblo de Dios. El Avivamiento genuino, produce cambios profundos y auténticos, entre estos cambios esta el aborrecimiento del pecado, el arrepentimiento, hambre por la palabra de Dios, sed de oración, e incluso cuando la Iglesia pasa por un Avivamiento, afecta a la comunidad, hay crecimiento de las iglesias, nuevos creyentes llegan a los pies de Cristo, el crimen baja en las comunidades a causa de las conversiones genuinas, lideres politicos son alcanzados con el Evangelio de Cristo, conversiones en los cuerpos de policía, en fin es una expansión milagrosa del reino de Dios. Esto, no lo vemos hoy en nuestros avivamientos, nos hemos limitado a predicar avivamientos pero no hemos tenido un Avivamiento.

El Avivamiento produce basicamente una profunda hambre de Dios, una agonía por las almas, un profundo temor de Dios, Santidad evidente en la conducta de la Iglesia, real convicción de pecado y en resumen transformación.

El creyente Espiritual

Aun prevalece en las Iglesias la idea de que si hablaste lenguas automaticamente has pasado a ser un creyente “espiritual”; y a nadie le importa si nunca te presentas al templo en la semana, o nunca lees la palabra de Dios, o si tu vida esta vacía de oración, y aun peor, si tu conducta no es la de un verdadero discípulo de Cristo. Hablar en lenguas no hace a nadie un creyente espiritual. Lamento decirlo pero cuantos hemos hablado en lenguas pero aun estamos dominados por las obras de la carne, el orgullo, la ira, los celos, las contiendas, la envidia, etc, etc, estas cosas tiene los primeros lugares en las vidas de muchos hermanos “espirituales”. Yo no me opongo a buscar los dones del Espíritu Santo y entre ellos las lenguas, lo unico que dejo claro es el engaño dañino que provocamos cuando le decimos a alguien: Ok, hermano ya eres espiritual, ya estas del otro lado, ya estas ahora si listo para el cielo. Por eso tenemos tanto creyente confiado y confiando en esa pasajera experiencia como si ese fuera el boleto que le asegure su entrada al cielo. Otros por su parte mueren de miedo pensando que llevan años sirviendo al Señor y nunca han hablado lenguas y por lo tanto piensan que aun no son salvos, pero eso si, sus vidas tienen mucho mejores evidencias de santidad que los supuestos espirituales. Hemos sido unos bárbaros al predicar que las lenguas son prácticamente el boleto de la salvación.

Así que la próxima vez que te inviten a un avivamiento, no te fijes tanto en cuantas lenguas hablas, sino en cuanto cambia tu vida para la gloria de Dios.

Click on a tab to select how you'd like to leave your comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Copyright © 2011-2014 El Buen pastor All rights reserved.
This site is using the Desk Mess Mirrored theme, v2.2.4.1, from BuyNowShop.com.

Crear un blog en buenblog : Crear un blog gratis</>
Crear un blog en buenblog : Crear un blog gratis</>